¡Cuánto tiempo!

Ha pasado mucho tiempo, ¿no creéis? Estos meses mi mente sólo ha tenido tiempo de ocuparse de sí mismo y de su futuro… Los exámenes me acorralaron cuan depredador ante su presa dejándome sin tiempo libre para hacer nada… Y es que todo vale la pena si la cuestión trata sobre tú propio futuro. Aunque ¿Por qué en la adolescencia? ¿Por qué en una etapa de la vida donde todo es tan confuso y desesperante? En mi opinión, la adolescencia no es el mejor momento para concentrarse en asuntos tan pertinentes como construir tu propia vida. Y tampoco es que la sociedad nos ayude mucho con sus presiones y sus órdenes de cómo tener que comportarse ante los demás.
Bah, qué tontería. Para encajar en la sociedad o conseguir amigos no hace falta demostrar nada a nadie, sólamente ser tu mismo y valorar las virtudes de los demás. Aunque, claro, viendo cómo va la adolescencia hoy en día los jóvenes sólo cumplen 1/2 de lo fundamental.
Sin embargo este no es un tema que interese mucho, ¿cierto?
Unos de los temas que me están preocupando últimamente es el futuro; pero no mi futuro, sí no el de todos. Es muy poco posible que lleguemos a colonizar otro planeta antes de que nuestra raza se extingue. Es realmente imposible. Eso me preocupa mucho, ya que mi mayor deseo (además de mi carrera como astrónoma y muchas otras fantasías) es lograr que la especie humana siga hacia adelante. Bueno, supongo que todos desean lo mismo, no obstante, en estos momentos, los humanos estamos aprovechándonos de los recursos que este generoso planeta nos da cada día (mas ése es in tema que por el momento no trataré).
Este asunto es muy importante y, tanto el abuso del planeta como la aún no llegada colonización los trataré con más énfasis en los siguientes posts. Ahora debo irme, pero volveré igual que la primavera cada año.

image

Advertisements

¡Feliz lunes!

Hoy, es un día en el que me siento…, normal, por no decir más. Siempre he pensado que vivir una vida corriente, monotoma, normal era lo que cualquier persona desearía. Ahora me doy cuenta de que es lo que la sociedad nos obliga a ser. He estado reflexionando desde, este verano y, me he dado cuenta, más bien la iluminación me ha llegado y me ha hecho ver el mundo tal y como es. La sociedad decide las acciones que realizamos, las opiniones que damos y la forma en que juzgamos a otros. Es irritante saber que puede haber gente tan superficial que va más allá de la sociedad, que ya es pasarse, y se impone sus propias leyes, haciéndose así destacar. Me exaspera tan sólo de tener la desagradable fortuna de conocer a un incitador de las propias leyes que no hacen más que marcar un límite, definirse así mismo, hallar diferencias económicas, sociales o incluso se tenga que debatir el hecho de ser de una raza distinta. El mundo no es nuestro, ni la sociedad tampoco. Nosotros no deberíamos marcar un límite en lo trivial. No somos dioses para juzgar, ni tampoco esclavos para ser juzgados. 

Pero “eso” es sólo mi punto de vista. Habrá gente que lo crea incierto, que lo considere obsceno, estúpido, falso o…, quién sabe. Mis sentimientos lo expresan así, y no tengo miedo de dejarlos salir. Ya no. Antes era así y, sinceramente, no pienso volver a ser quien era. No ahora que todo se abre ante mis ojos. ¿No es increíble?

Estos días tan aburridos…

Estas últimas semanas me han parecido interminables. Además de que no he tenido la oportunidad de publicar nada…, ¡ni siquiera he podido seguir escribiendo mi novela! Los estudios me han ocupado mucho tiempo, sin olvidar el hecho de que estaba organizando un concurso en el instituto que digamos…, salió más o menos aceptable. Ahora no me imagino volver a las clases el martes, sinceramente. Me gustaría mucho hablaros de mi novela, no obstante me da mucha vergüenza, fíjate que si tardé una semana para publicar los primeros capítulos en la página web dónde la escribo… Por cierto el website se llama wattpad.com . Es una página para lectores y escritores aficcionados a lo cual. Hace poco que descubrí el lugar en cuestión, más o menos por diciembre.
Me gusta mucho el sitio, porque me hace sentirme cómoda y me da la posibilidad de leer miled de historias de usuarios con el mismo interés por la literatura. Si eres tan amante tanto de leer como de escribir online ése es tu sitio, 100% recomendado.

Wow, me acabo de dar cuenta de que lo que acabo de excribir se ha interpretado como un anuncio publicitario.

Bueno, no hay nada más que me acontece en estos días tan, tan normales… Estoy mortalmente aburrida, reconozco que no muestro ningún esfuerzo para hallar nada divertido que hacer, sin embargo estoy mortalmente aburrida. Deseo que se acabe este largo fin de semana que me está pareciendo, y que llegue de una vez por todas el martes… Aunque, pensándolo bien, tengo un examen de inglés el martes, y otro de naturales el jueves; preferiría que este fin de semana permaneciera tan longiverso como ahora.

Aprender…

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender…
Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes…y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad. Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema.
Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende… y con cada día uno aprende.
Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.
Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad,
irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.
Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.
Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.
Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.
Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.
Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos! que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.
Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.
Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes.
Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas. Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.
Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.
Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.
Pero desafortunadamente, solo con el tiempo…