¡Feliz lunes!

Hoy, es un día en el que me siento…, normal, por no decir más. Siempre he pensado que vivir una vida corriente, monotoma, normal era lo que cualquier persona desearía. Ahora me doy cuenta de que es lo que la sociedad nos obliga a ser. He estado reflexionando desde, este verano y, me he dado cuenta, más bien la iluminación me ha llegado y me ha hecho ver el mundo tal y como es. La sociedad decide las acciones que realizamos, las opiniones que damos y la forma en que juzgamos a otros. Es irritante saber que puede haber gente tan superficial que va más allá de la sociedad, que ya es pasarse, y se impone sus propias leyes, haciéndose así destacar. Me exaspera tan sólo de tener la desagradable fortuna de conocer a un incitador de las propias leyes que no hacen más que marcar un límite, definirse así mismo, hallar diferencias económicas, sociales o incluso se tenga que debatir el hecho de ser de una raza distinta. El mundo no es nuestro, ni la sociedad tampoco. Nosotros no deberíamos marcar un límite en lo trivial. No somos dioses para juzgar, ni tampoco esclavos para ser juzgados. 

Pero “eso” es sólo mi punto de vista. Habrá gente que lo crea incierto, que lo considere obsceno, estúpido, falso o…, quién sabe. Mis sentimientos lo expresan así, y no tengo miedo de dejarlos salir. Ya no. Antes era así y, sinceramente, no pienso volver a ser quien era. No ahora que todo se abre ante mis ojos. ¿No es increíble?

Advertisements

2 thoughts on “

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s